English | Español

Peleas de gallos

Problemática:

Las peleas de gallos son un ejemplo de “cosificación” del trato del ser humano hacia los animales, y al hablar de cosificación, nos referimos a la forma en la que el ser humano concibe a los animales, esto es, como una “cosa”, “objeto” de uso, entretenimiento y hasta lucro, concibiéndolos dentro de una escala inferior que la raza humana.

En un contexto natural, dos gallos suelen luchar por el territorio o por una compañera, sin embargo estas peleas no se prolongan y por ende, no tienen consecuencias graves como en las peleas de gallos organizadas por el ser humano, las cuales tienen como finalidad propiciar un combate entre dos gallos de un mismo género o raza de aves denominada “aves finas de combate”, con meros fines de lucro y disfrute.

Las peleas más antiguas de la historia se llevaron a cabo en el continente asiático. Por ejemplo, en China ya se celebraban desde hace 2500 y posiblemente mil años antes se llevaron a cabo en la India, mientras que en América, esta práctica fue introducida a partir de la conquista española.

Estas peleas de carácter antinatural se realizan en recintos redondos llamados “galleras”, en donde las aves pelean hasta que una de las dos muere y la otra se convierte en vencedora; pero si se da el caso en el que la pelea disminuye, los galleros golpean a las aves en la espalda o los colocan pico a pico con el objetivo de provocarlas e incentivar nuevamente la pelea, e incluso aún en los momentos de agonía, los gallos son azuzados a seguir peleando a través de un soplido fuerte en su rostro para despertarlos y fomentar una pelea continua hasta su último aliento. De igual forma, es usual que los gallos sean inyectados con “balas” (shots de adrenalina)  para continuar peleando, aún con el cuello ya trozado y desangrado.

Al finalizar la pelea, el gallo “perdedor” es desechado, muchas veces aún agonizante.

Esta práctica lucrativa se lleva a cabo en países como Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico y República Dominicana. Y en el caso de México, es en ciudades como Aguascalientes, León, Texcoco, Guadalajara, Puebla y Tlaxcala, en donde se tiene mayor arraigo y presencia.

Consecuencias:

A través de la cría, alimentación con esteroides y vitaminas, los gallos son preparados para las peleas, y como parte de esta práctica que busca obtener una victoria, a menudo les son retiradas las plumas y mutiladas las crestas y barbillas para prevenir que el gallo al que se enfrenta, se las arranque dentro de la arena. Es también conocido que a los gallos se les equipe con espolones de diferentes materiales (acero, plástico, carey, hueso de pescado, etc.) de tipo cortantes para causar heridas más profundas y así asegurar el triunfo. Otra modalidad de arma en tales riñas, es la utilización de navajas en las patas del animal para suplantar a su arma natural de pelea.

gallos2

Espolones o navajas.  Foto: bebaliblog.wordpress.com

En el plano ético, es necesario considerar que las peleas son una forma de violencia animal innecesaria que trae consigo sufrimiento y muerte de los gallos, considerados como objetos de entretenimiento social; mientras que en el plano psicológico y social, la asistencia este tipo de espectáculos tiene un impacto negativo al desarrollo psicosocial de los seres humanos, mismo que conlleva al arraigo de la idea de la violencia y sufrimiento como un fenómeno correcto, divertido o una forma más de entretenimiento. Estos eventos están relacionados frecuentemente con apuestas y delincuencia organizada.

México sufre de un ambiente de violencia y apatía ante hechos dolorosos. Con este tipo de espectáculos no se hace más que mostrar desde una perspectiva parcial, que es "divertido", "entretenido" o "benéfico", que dos seres vivos se destruyan hasta llegar a la muerte con tal de tener un momento de diversión u obtener un beneficio económico, perpetuando con ella la insensibilización y tolerancia a la violencia.

Soluciones:

En México, las peleas de gallos han sido consideradas "tradición", pero si tomamos en cuenta que tradición es definida como “aquellos acuerdos que una comunidad considera dignos de constituirse como una parte integral de sus usos y costumbres” que considera valiosas y dignas de ser mantenidas y propagadas hacia las nuevas generaciones, consideramos necesario un nuevo análisis sobre la pertinencia de la continuidad de ciertas tradiciones. Así como en África aún se considera tradición la mutilación genital de las mujeres, es necesario reconocer que no todas las "tradiciones" valen la pena de ser defendidas y mantenidas en la actualidad.

FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFIN /CUARTOSCURO.COM

México es un país diverso y con una cultura rica en tradiciones realmente valiosas que fomentan la unión familiar, el respeto a la naturaleza, a la familia etc., mismas que invitan a una sana convivencia y solidaridad, dignas de conservar.

En Animal Heroes, fomentamos la cultura de la no violencia hacia cualquier ser vivo,  a ser héroes por los animales, a tomar decisiones y contagiar a quienes nos rodean e incentivarlos con conciencia, a no acudir a este tipo de espectáculos; por lo que crear una conciencia de las consecuencias que trae consigo la violencia hacia los animales y las implicaciones sociales, significa apostar por convertirnos en héroes por los animales, apostando por una sociedad sin violencia.

¡Sé un héroe y di NO a los espectáculos con animales!

#TradiciónSinCrueldad #CambiaAlMundo #SéUnHéroe